El Tintan / creative commons by-nc

El Instituto Nacional de Estadísticas dio a conocer el viernes pasado el primer informe del Censo 2012. La conclusión inmediata que arrojó es que hay menos chilenos de los que se pensaba. Las proyecciones estimadas luego del último conteo poblacional de 2002 apostaban a superar la barrera de los 17 millones de habitantes, sin embargo la cifra entregada fue de 16.572.475. Si le gustan las matemáticas, eso refleja un crecimiento demográfico de un 10,1% en la última década. ¿La tasa anual? 0,97% , la quinta más baja de Latinoamérica, tras Cuba (-0,05), Uruguay (0,35), Brasil (0,84) y Argentina (0,85).

En términos de género, domina el genoma XX, o sea, las chiquillas con 8.513.327. ¿Los hombres? 8.059.148. En términos estadísticos, la relación muestra que cada 100 mujeres, hay 94,67 machos.

¿Más números? La gente los odia, pero en el fondo los aman. Aquí unos poquitos:

  • La región más habitada es la Metropolitana, con 6.683.852 habitantes, lo que representa el 40,33% del total del país.
  • Bío Bío es la segunda región con mayor cantidad de personas y está a punto de pasar la barrera de los 2 millones. Tiene 1.965.199 habitantes.
  • La Región de Aysén es la que tiene menos habitantes en el país: apenas 98.413.
  • La comuna más poblada está en la Región Metropolitana. Es Puente Alto con 586.309 habitantes.
  • ¿El mayor crecimiento demográfico nacional? La Región de Tarapacá con un 26,4%. ¿El menor? Los Lagos con 10,1%.

Ahora, las consideraciones.

¿Está bien hecho el censo? ¿Conoce gente que no fue censada? Probablemente el orden de las respuestas sea “no” y “sí”. La denuncia de gente a quien no le hicieron preguntas es importante, aunque se niegue. El censo siempre fue realizado por voluntarios, mientras que ahora, por primera vez, los encuestadores recibieron un salario. ¿Habrá influido aquello? ¿Es el voluntariado más honrado?

¿Quiere teorías conspirativas?

Que el error de proyección de los habitantes del país haya sido de cerca de un millón de personas da aire a algunas sospechas. Más cuando sabe que hay gente que no fue censada. Puede ser erróneo, pero las teorías conspirativas algo dan. ¿Por qué conviene tener menos gente? La cantidad de personas sirve para generar otros datos estadísticos, como por ejemplo establecer el sueldo promedio de un país. Entre menos gente exista, mayor es el ingreso per cápita. Para un país que se acaba de sumar a la OCDE, el índice no es menor. Por otro lado, la idea de que las tasas de natalidad desciendan implica que la población envejece. Si esto ocurre, ¿qué debe de hacerse para mantener una alta fuerza laboral y productiva? Retrasar la edad de jubilación de las personas, lo que de paso le da un respiro a los sistemas de previsión. ¿Por qué controlar las cifras? Con el manejo de la CASEN que se hizo en el Ministerio de Desarrollo Social puede ir encontrando respuestas. ¿Será tan así?

 Anexo: Censo, región por región

El Tintan (Fuente: INE)

 

 Resultados completos, aquí

 

Use Facebook to Comment on this Post